mayo 18, 2024

El jurado inicia deliberaciones contra García Luna: “Esta es una de las mayores responsabilidades de sus vidas”

El jurado inicia deliberaciones contra García Luna: “Esta es una de las mayores responsabilidades de sus vidas”

El juez Brian Cogan da instrucciones al jurado en el juicio de Genaro García Luna en Nueva York el 16 de enero.JANE ROSENBERG (REUTERS)

Inician deliberaciones en el juicio contra Genaro García Luna. Los miembros del jurado, 12 ciudadanos comunes de Nueva York, tendrán que ponerse de acuerdo para decidir sobre la culpabilidad o inocencia del secretario de Seguridad Pública de Felipe Calderón. Los integrantes deben llegar a una decisión unánime sobre cada uno de los cinco cargos contra el exfuncionario: tres por tráfico de cocaína, uno por delincuencia organizada y otro por falso testimonio. “Esta es una de las mayores responsabilidades que tendrán en sus vidas”, dijo el jueves el juez Brian Cogan después de instruirlos sobre cómo deben dar su veredicto. Las sesiones del jurado son cerradas y la decisión se puede conocer en cualquier momento, previo aviso a Cogan.

Hasta este momento, a los miembros del jurado no se les había permitido discutir ningún detalle del juicio entre ellos. Los miembros ahora están completamente aislados del mundo exterior. Un guardia hizo un juramento al final de la última audiencia: tiene que asegurarse de que no hablen con nadie de fuera, que no usen ningún aparato electrónico y que les lleven comida. Es su único contacto. También les ayuda a enviar notas al juez Cogan para preguntarle sobre los documentos y otros materiales que necesitan para llegar a su decisión. En un cuarto alterno, seis suplentes están prácticamente en las mismas condiciones, con la única diferencia de que no pueden opinar sobre el proceso judicial. Entran en sustitución en circunstancias excepcionales, por causa de fuerza mayor.

Las conspiraciones de García Luna

Cogan explicó paso a paso a los miembros del jurado lo que tienen que hacer. A diferencia de otros países, los jueces en juicios con jurado cumplen una función administrativa. Son los ciudadanos quienes deciden sobre la culpabilidad y meses después el juez es el encargado de dictar la sentencia. “Ustedes son los únicos jueces de los hechos que se les presentan”, les recordó. “Ustedes deberían ser los que usan túnicas negras”, bromeó.

El juez condensó un curso sobre derecho penal estadounidense en poco más de dos horas. Les habló de la presunción de inocencia. Les dijo que la carga de la prueba era de la Fiscalía, que eran ellos los que tenían que demostrar que el acusado era culpable más allá de una duda razonable, “una duda basada en la razón y el sentido común”. Les explicó que sólo podían tomar en cuenta testimonios y pruebas. Les pidió que no se dejen guiar por ningún tipo de prejuicio o elemento ajeno a lo visto en las últimas cuatro semanas.

También habló sobre los cargos y cómo deben decidir sobre ellos. Este es el juicio de más alto perfil de un ex funcionario mexicano en los Estados Unidos, y una consecuencia directa de que sea juzgado en el sistema estadounidense es el tipo de delitos de los que se le acusa. La acusación contra García Luna se basa en los tres cargos por narcotráfico. Los nombres exactos de estos cargos son: conspiración para la distribución internacional de cocaína, conspiración para la distribución y posesión de cocaína y conspiración para importar cocaína.

“En muchos países esto no existe, las conspiraciones son un delito muy americano”, dijo la semana pasada el exfiscal Daniel Richman, profesor de derecho de la Universidad de Columbia, en una entrevista con EL PAÍS. Cogan explicó que una conspiración es “un acuerdo entre dos personas para hacer algo ilegal”. En los Estados Unidos, esto es un delito incluso si el plan falla, o incluso si el delito no se comete. En México no existen las “conspiraciones” como término legal.

Para probar una conspiración, dijo el juez, se deben demostrar dos cosas. Primero, se debe probar que “la conspiración existe”, que dos o más personas acordaron planear el crimen. Esto puede ser explícito o por un “entendimiento mutuo” o por algo que se infiere de la evidencia física y el testimonio presentado por los fiscales. “Las acciones hablan más que las palabras”, dijo Cogan.

En segundo lugar, se debe demostrar que el acusado “a sabiendas e intencionalmente” participó en la conspiración. Esto significa “con conocimiento de que lo que estaba haciendo estaba mal y con la intención de cometer el delito”. Por ejemplo, García Luna fue acusado de ayudar al Cártel de Sinaloa a cambio de sobornos. Por increíble que parezca, la Fiscalía tuvo que probar que el Cártel de Sinaloa existía y que una de sus actividades era el tráfico de cocaína. En el medio, también tenía que probar que el acusado era parte de la conspiración: que sabía que el cártel se dedicaba al narcotráfico y que aún así decidió involucrarse con ellos.

Los tres cargos por narcotráfico son por conspiraciones para traficar cocaína, pero no para el tráfico de cocaína en sí. En los Estados Unidos, acusar a alguien de conspiración para distribuir drogas no requiere que el acusado sea sorprendido subiendo los paquetes o poniendo sus manos sobre la mercancía. Lo que se juzga es el acuerdo para hacerlo. Estas fueron algunas de las cosas que Cogan explicó al jurado para dar su veredicto, pero con muchos más detalles específicos y por momentos difíciles de entender.

Cada delito tiene requisitos probatorios limitados y definidos al milímetro. Lo mismo sucede con cada una de las conspiraciones, que deben ser juzgadas por separado, y con los otros dos cargos: delincuencia organizada -pertenecer a una empresa criminal en marcha- y hacer declaraciones falsas en su solicitud de naturalización al declarar que no había cometido ningún delito. . Estos dos últimos delitos dependen de alguna manera de los otros tres del narcotráfico, según el propio Cogan. Y a eso se suman las circunstancias agravantes y los recursos específicos de defensa que también deben considerar.

A pesar de todos los detalles técnicos, el veredicto recae únicamente en el jurado y abre la puerta a muchos posibles resultados. García Luna puede ser declarado culpable de todos los delitos o absuelto de todos los cargos. Pero también puede ser condenado por dos o tres o cuatro cargos e inocente del resto. Si hay acuerdo unánime absoluto entre los miembros del jurado, el juicio puede declararse nulo. Por lo tanto, es común que los miembros se tomen el tiempo suficiente para llegar a un acuerdo mínimo entre ellos y traten de evitar ese escenario en la medida de lo posible. El destino del exfuncionario mexicano está en manos de 12 ciudadanos de Nueva York.

Suscríbete aquí hacia Boletin informativo de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país