junio 14, 2024

el primer testigo declara que lo vio recibiendo sobornos

el primer testigo declara que lo vio recibiendo sobornos

(CNN Español) –– Genaro García Luna “traicionó la confianza de su país” y la de Estados Unidos, dijo un fiscal federal al inicio del juicio por narcotráfico contra el exsecretario de Seguridad Pública de México.

La Fiscalía del Distrito Este de Nueva York y la defensa de García Luna presentaron este lunes sus alegatos iniciales.

El exfuncionario llegó al recinto vestido con traje negro y camisa blanca. Su esposa, Linda Pereira, y una de sus hijas estaban en la habitación. Al entrar, García Luna se llevó la mano al corazón y saludó a su familia.

“Millones de dólares en sobornos”

El fiscal Philip Pilmar leyó los argumentos del cuerpo acusador, y señaló que el exfuncionario tenía “un segundo trabajo, un trabajo más sucio y mucho más rentable”. Lo acusan de haber recibido “millones de dólares en sobornos” en efectivo para “permitir que el cartel de la droga más grande de México (Sinaloa) operara libremente para enviar toneladas de cocaína a Estados Unidos, porque controlaba todo el aparato de aplicación de la ley”. México y la Policía Federal” (cuyas funciones actualmente asume la Guardia Nacional).

Juicio a Genaro García Luna comenzó en Nueva York 4:54

Pilmar afirmó que, a cambio, la Policía Federal mexicana permitió que los cárteles establecieran retenes de seguridad y proporcionó a los miembros de las organizaciones criminales uniformes y placas policiales. Agregó que la institución habría ayudado a descargar y entregar directamente la droga a los cárteles. También actuaba como mercenario armado para eliminar a los rivales.

La Fiscalía sostiene que García Luna impuso medidas para evitar el descubrimiento, como algunas detenciones, pero dejó que sus subordinados “hagan el trabajo”.

El fiscal anunció que el jurado escuchará a los involucrados en los operativos durante el juicio. Y afirmó que García Luna era uno de los activos “más preciados” de los cárteles.

“Los narcotraficantes más peligrosos y poderosos condenados en Estados Unidos dirán que le pagaron al acusado”, dijo.

Defensa de García Luna dice que EEUU no tiene pruebas

Por su parte, el abogado de García Luna, César de Castro, desestimó las acusaciones al afirmar que el gobierno estadounidense no tiene pruebas creíbles de que su cliente haya colaborado con los cárteles. Dijo que no hay dinero, fotos, textos, grabaciones ni documentos.

El defensor afirmó que los narcotraficantes condenados que declararán en su contra “buscan venganza” por haber sido capturados durante el gobierno del presidente Felipe Calderón (2006-2012). Reiteró que se trata de personas condenadas que fueron entregadas a EE.UU. durante el gobierno de García Luna.

Además, De Castro mostró fotos de García Luna con exautoridades estadounidenses, como la entonces titular de la Administración para el Control de Drogas (DEA), Michele Marie Leonhart, el ahora fallecido senador John McCain, la secretaria de Estado Hillary Clinton y el presidente Barack Obama, en un esfuerzo por demostrar que “era un socio en la guerra de Estados Unidos contra las drogas”.

El juicio de García Luna, ¿más importante que el de El Chapo? 1:55

El abogado volvió a preguntar por el paradero del dinero que García Luna habría recibido de los cárteles.

Los fiscales estiman que el juicio podría durar unas ocho semanas. Aún no está claro si García Luna declarará en su propia defensa.

García Luna enfrenta varios cargos de participación en una empresa criminal en curso y conspiración para obtener, importar y distribuir miles de kilogramos de cocaína en los EE. UU., además de presuntamente hacer declaraciones falsas a funcionarios de inmigración de los EE. UU. El exfuncionario se declara inocente de todos los cargos.

El primer testigo de la Fiscalía dice que vio pagos de sobornos a García Luna

¿Qué implicaciones tendrá el juicio contra Genaro García Luna? 5:33

El primer testigo de la Fiscalía fue Sergio Villarreal Barragán, alias “El Grande”, quien fue detenido en 2010 y se declaró culpable en Estados Unidos de conspirar para traficar cinco kilos de cocaína y lavado de dinero.

Villarreal Barragán dijo que trabajó para el Cartel de Sinaloa entre 2001 y 2008 aproximadamente, luego de la muerte de Arturo Beltrán Leyva, quien cofundó el cartel que llevaba sus apellidos. Dijo que parte de su papel en la organización era pagar sobornos a funcionarios del gobierno, incluido García Luna. Barragán aseguró haber estado presente en varias reuniones entre el imputado y Beltrán Leyva, en las que —según su versión— se pagaron coimas a García Luna.

Villarreal Barragán describió que existen dos niveles de corrupción: en el primero se paga a funcionarios que “hacen la vista gorda” y en un segundo donde otras autoridades son parte de las actividades de la organización. En ese sentido, dijo que García Luna era del segundo caso. Agregó que su participación fue muy importante para el Cártel de Sinaloa, pues gracias a ella la organización criminal pudo crecer y minimizar a sus enemigos.

Villarreal Barragán declaró que, a cambio, García Luna entregaba información a los cabecillas del cártel sobre investigaciones u operativos en su contra y poder atacar a sus rivales.

Villarreal Barragán dijo que fue policía judicial estatal en la década de 1990, y en 1992 pasó a ser agente de la hoy disuelta Policía Judicial Federal. Agregó que durante ese tiempo entró a trabajar para el Cártel de Juárez, y que renunció a la policía en 1997. En 2001 comenzó a trabajar para el Cártel de Sinaloa. Dijo que durante ese tiempo contó con el apoyo de la extinta Agencia Federal de Investigaciones (AFI), que proporcionó al cártel camionetas “clonadas”, las mismas que usan los miembros de la agencia, así como uniformes y credenciales. . En ese momento, García Luna era el director de AFI.

Según Villarreal Barragán, entre 2001 y 2003 Arturo Beltrán Leyva realizó pagos mensuales a García Luna por entre US$1 millón y US$1,5 millones cada uno. Explicó que los principales jefes del Cártel de los Beltrán Leyva, así como Ismael “Mayo” Zambada, Juan José “Azul” Esparragoza, Vicente Carrillo, Joaquín “El Chapo” Guzmán y el Cártel de Valencia, realizaron una colecta para reunir este dinero. .

Agregó que estuvo presente en al menos 20 reuniones entre Arturo Beltrán Leyva y García Luna.

Villarreal Barragán describió un presunto operativo mientras estuvo en Monterrey, en el que —según su versión— sicarios vestidos como agentes de la AFI allanaron ranchos de sus rivales del Cártel del Golfo, mientras agentes de la institución custodiaban el perímetro. Indicó que el plan era presentar la droga y los rivales ante el Ministerio Público, pero luego dejaron de hacer este tipo de acciones porque estaban asesinando y desapareciendo a los rivales.

Villarreal Barragán agregó que hubo un supuesto acuerdo entre García Luna y el Cártel de Sinaloa para que, de cualquier droga interceptada a sus rivales por la organización criminal mientras estaban protegidos por la AFI, el 50% del dinero de ese cargamento fuera a parar a la corporación. y el entonces oficial, y el resto para el cartel. Puso como ejemplo que, en una de estas situaciones, Beltrán Leyva entregó cajas a García Luna con entre US$14 y US$16 millones.

Villarreal Barragán dijo que los pagos mensuales a García Luna continuaron hasta por lo menos 2006, cuando pasó de ser director de la AFI en el sexenio del entonces presidente Vicente Fox (2000-2006) a secretario de Seguridad Pública durante el Calderón. gobierno. Según este testigo, Beltrán Leyva continuó con los pagos sólo hasta 2006 porque luego hubo una ruptura interna dentro del cártel.

Además del testimonio, en la sesión no se presentó ningún otro tipo de prueba sobre estos hechos alegados.