mayo 18, 2024

Hojas de papel |  ¡Nuestros bosques están ardiendo!  – El sol de México

Hojas de papel | ¡Nuestros bosques están ardiendo! – El sol de México

Hay una escena en la película que es magistral”El proyecto de la bruja de Blair(1999) en la que los tres jóvenes cineastas que quieren captar con sus cámaras la imagen de una bruja que aterroriza a Blair (Maryland) durante años, se adentran en un siniestro bosque.

Es de día y caminan por senderos abandonados. Poco a poco se van alejando cada vez más de la civilización. Bajo sus pies se escucha el crujido de las hojas secas que pisotean mientras avanzan en busca de su objetivo… Sus pasos casi metálicos cortan el silencio mortal del entorno…

El bosque tiene ese aspecto que quisieron darle los directores de la película (Daniel Myrick y Eduardo Sánchez): siniestro, silencioso, silencioso, sólo unos ruidos ahogados, sólo el sol penetrando oscuro, sólo un aire opresivo que se respira.

Por la noche es aún peor: un silencio aterrador, oscuridad absoluta, ruidos extraordinarios aquí y allá. Vidas ocultas. El clima exacto para generar pánico en el espectador.

En cualquier caso, el personaje que da sentido a la película rodada a modo de documental y que proporciona esa sensación de miedo-terror-pánico es el bosque. El bosque que existe y es testigo silencioso de lo que sucede y de la verdad o no de la Bruja de Blair; de vida o muerte…

Y entonces. A los bosques se les atribuyen virtudes y defectos; Se les atribuye vida, pero también misterio y peligro.

Son los pulmones del mundo, dicen, y son también el espacio en el que muchos encuentran una forma de vida, otros encuentran un refugio o quizás un escondite inexpugnable. En ellos conviven miles de especies animales o seres vivos que encuentran su hábitat propicio para su desarrollo y vida…

Los bosques han formado parte de la imaginación humana durante siglos. Son al mismo tiempo espacios privilegiados en los que se desarrollan las mayores empresas humanas, así como el lugar que constituye refugio para quienes quieren ocultar su vida y sus acciones, pero sobre todo nadie, en ningún momento, se lo reprocha a los bosques. para su existencia: es parte de nuestra vida, de nuestro entorno, de nuestra solución…

Oaxaca está llena de hermosos bosques. Montañas. Sierras. Vértices. Cavidad. Ríos aún cristalinos, colinas cubiertas de la vegetación más variada y sorprendente que los ojos jamás hayan visto. Por supuesto que hay valles y llanuras, playas y lugares inesperados que, afortunadamente, son ajenos a los ojos del turista.

Pero estamos en el bosque. No hace mucho, durante un recorrido por las montañas de Ixtlán de Juárez, Oaxaca -en un lugar cuyo nombre recuerdo pero que no diré porque no quiero que pierda su humildad y grandeza- nos encontramos una mañana en un bosque de fragantes robles, majestuosos y cubiertos de frondosas hojas en sus ramas que se balancean inquietas, aireadas y felices…

Se trata de un imponente bosque al que se accede por un camino de tierra, subiendo y bajando por unas rocas hasta llegar a un gran acantilado cuya altura, vista desde abajo, nos hace sentir insignificantes por su grandeza, que protege un espacio cuya naturalidad se encuentra dentro. alcanzar. vista: un caudaloso río cuyas aguas cristalinas brotan fríamente de la montaña y que ante el reflejo del sol dan la impresión de ser miles de luminosos fragmentos de vidrio.

El río corre tormentoso como si fuera infinito. Podrás adentrarte en su corriente y sentir la fuerza del agua, pero al mismo tiempo su generosidad y frescura. En las orillas hay enormes rocas y pequeñas piedras de río antiguas, como si fueran pequeños huevos petrificados. Mis primas crían una, la más bonita, y me la regalan: me la quedo.

Los árboles del bosque están ahí, observando fluir el agua durante años-años-años. Disfrutan incansablemente de su estancia en un lugar que es casi un paraíso. Solitario y seguro, porque sus pocos habitantes te reciben con mucha alegría y cordialidad.

Allí está la naturaleza en toda su virginidad, dispuesta a vernos sin miedo ni escrúpulos. Allí vive la naturaleza, y nosotros, pequeños seres humanos que la disfrutamos y la respetamos…

Y al igual que este lugar, hay millones de ellos en todo el mundo. Según el informe de Evaluación de los Recursos Forestales Mundiales 2020 (FAO), la superficie total de bosques en el mundo es de 4.060 millones de hectáreas, lo que corresponde al 31% de la superficie total de la tierra.

México tiene 655,643 kilómetros cuadrados de bosque. De acuerdo con el Programa Nacional Forestal 2020-2024 publicado por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat); México figura como uno de los 12 países megadiversos que, en conjunto, albergan el 70% de la flora y fauna de la Tierra a escala global.

Pero todo monumento a la vida humana, casi bucólico y emotivo, tiene enemigos. Muchos enemigos. Y hay tantos peligros como la locura humana: el fuego es uno de ellos. También la tala excesiva y predatoria. Lamentablemente, los sinvergüenzas y sus cómplices acaban con nuestros bosques.

Desde hace algún tiempo se producen incendios forestales en nuestro país. Muchos. Según datos oficiales, hasta el 28 de marzo se produjeron 1.091 incendios forestales en varios estados de la República, que afectaron 37.409 hectáreas de bosques. También se vieron afectadas miles de hectáreas de pastizales.

Los estados de la República donde se presentaron mayor número de incendios en 2024 son Estado de México, Tlaxcala, Veracruz, Morelos, Chiapas, Durango, Michoacán, Oaxaca, Puebla e Hidalgo, que representan el 88% del total nacional, según el Instituto Nacional. Informe del Servicio Meteorológico.

De repente una chispa. De repente una botella rota que reproduce el calor solar y quema la hojarasca. Las hogueras de repente no se apagan bien. De repente se arrojó una cerilla contra la hoja seca o la hierba. De repente, una mano criminal prende fuego deliberadamente a un bosque, una zona de hierba seca, un espacio cultivado desde hace años y que de pronto arde en llamas.

Porque si bien muchos incendios forestales son provocados por causas naturales; En muchos otros tiene que ver con la mano del hombre y su ambición criminal.

Hay de todo, pero sólo un resultado: la quema de bosques y espacios susceptibles a la vida vegetal y, obviamente, a la vida humana, porque son los bosques los que acumulan el agua que hoy es tan necesaria para todos:

‘Mantienen el suministro de agua en calidad y cantidad. Generan oxígeno. Controlan la erosión, así como la generación, conservación y restauración del suelo. Contribuyen a la captura de carbono y a la asimilación de diversos contaminantes.’ …

“El consenso científico sostiene que mientras mantengamos gases que atrapan calor, como el CO2, en la biomasa (el tejido vivo de los árboles) podemos reducir los cambios relacionados con el clima, como tormentas poderosas, inundaciones y sequías severas. Los árboles, por tanto, nos protegen.

La realidad supera la fantasía, dicen. Y es verdad. Pero la fantasía también nos recuerda lo importantes que son los bosques para el ser humano en su vida, pero también en sus sueños e incluso en sus nobles pesadillas:

el bosque deBlanco como la nieve” y su feroz Lobo Feroz; Isherwood, el bosque deRobin Hood” donde siempre serán recordadas sus hazañas en su lucha por los pobres; En las historias de los hermanos Grimm, los bosques de Reinhardswald, Alemania, se convierten en el lugar donde la magia y la fantasía que es la memoria puede tener lugar…

Como muchos personajes fantásticos de obras literarias llenas de fantasía, viven en lo profundo del bosque. Además, muchos de ellos son malvados, especialmente brujas. Allí tienen sus hogares, que muchas veces son encontrados por casualidad por los protagonistas, normalmente niños.

Por ejemplo en “Hansel y Gretel”, cuando llegan a la casa de chocolate y dulces de la bruja, quien finalmente los captura. Y “Bambi“? Y “El último de los mohicanos“? Y “El sueño de una noche de verano“de Shakespeare? Y “Ivanhoe“? O “Corazón de la oscuridad“?…qué harían, qué sería de ellos si no hubiera pasado en un bosque… en el bosque que es de todos… O qué pasaría con”En busca del rey“Si su gran amigo Blondel no hubiera atravesado los bosques más inhóspitos para encontrarlo y salvarlo…

“En un bosque de China, la niña se perdió. Desde que me perdí, ambos nos volvimos a encontrar. Era de noche y la pequeña tenía miedo, tenía miedo de caminar sola. Caminó un rato y luego se sentó. Al lado de la china, al lado de la china me senté…: Y dije que sí; Ella no…”