junio 18, 2024

La UIF revela más desvíos a la red corrupta de García Luna durante el Gobierno de Felipe Calderón

La UIF revela más desvíos a la red corrupta de García Luna durante el Gobierno de Felipe Calderón

El exsecretario de Seguridad Genaro García Luna, durante una conferencia de prensa en 2009.Alejandro Meneghini (AP)

La sombra de Genaro García Luna se cierne sobre el legado del expresidente Felipe Calderón (2006-2012) y amenaza con causar serios daños a la imagen de su partido, el conservador Acción Nacional (PAN). La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), el brazo antilavado del Gobierno mexicano, ha revelado la existencia de más desvíos de recursos públicos durante la Administración Calderón, de quien García Luna fue secretario de Seguridad Pública y mano derecha en la lucha contra el narcotráfico. El titular de la UIF, Pablo Gómez, político y economista de confianza del presidente Andrés Manuel López Obrador, ha anunciado que durante el gobierno de Calderón, el tejido empresarial vinculado a García Luna obtuvo 316,6 millones de dólares a través de 10 contratos con instituciones públicas. Quien fuera el hombre fuerte del expresidente fue condenado recientemente en Estados Unidos por cargos de narcotráfico. López Obrador arremetió esta mañana contra Calderón, a quien acusó de haber inaugurado un “narcoestado” en México. Calderón, por su parte, lleva tiempo viviendo fuera del país, en España, cambio de residencia que coincidió con el juicio contra García Luna en EE.UU.

Gómez ha expuesto desde la conferencia mañana que la empresa Nunvav Inc. obtuvo cinco contratos en 2012 del organismo que administra las prisiones federales (OADPRS) por un monto de 233 millones de dólares. Nunvav Inc., con sede en Panamá, es una empresa propiedad de los empresarios Mauricio Samuel Weinberg López, Jonathan Alexis Weinberg Pinto y Natan Wancier Taub, socios y testaferros de García Luna. Gómez ha detallado que la OADPRS estaba entonces encabezada por el general Eduardo Enrique Gómez García, mientras que Gonzalo Villarreal Guerra era el coordinador general de Centros Federales, el área directamente involucrada en la contratación de Nunvav. Los contratos, suscritos por ambos funcionarios, supuestamente eran para la instalación de sistemas integrales de micrófonos, cámaras y equipos tecnológicos especializados para el control y vigilancia en prisiones federales.

El titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, Pablo Gómez, durante la conferencia matutina de Presidencia de este jueves.
El titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, Pablo Gómez, durante la conferencia matutina de Presidencia de este jueves.Mario Guzmán (EFE)

Villarreal Guerra ya fue denunciado por la Fiscalía General de la Nación por otra investigación relacionada con hechos de corrupción en la entrega de contratos para la construcción de cárceles privadas. Por su parte, el general Gómez García era desde entonces profesor de la Universidad Anáhuac y formó parte del jurado que en 2009 validó la tesis doctoral de Yasmín Esquivel, en la que el ministro de la Corte Suprema plagió el 46% de su contenido, según dijo. . Conoce este periódico.

Nunvav Inc. también obtuvo durante el gobierno de Calderón dos contratos de la Policía Federal, uno en 2011 y otro en 2012, por un valor de 14,5 millones de dólares, según información divulgada por la UIF. Gómez ha indicado que el comisario de Policía era en ese momento Rodrigo Esparza Cristerna, y ha asegurado que en una de las contrataciones, la de 2011, estuvo directamente implicado el entonces jefe de la División de Seguridad Regional, Luis Cárdenas Palomino, mano derecha. de García Luna y quien se encuentra detenido bajo acusaciones de tortura. Gómez ha revelado que Cárdenas Palomino recibió tres pagos de $230.000 entre 2013 y 2019 de una empresa vinculada a Nunvav Technologies Inc., otra empresa de Weinberg.

Otros tres contratos por un monto de 69 millones de dólares fueron asignados en 2009 por la misma Policía Federal a Nice Systems LTD, una empresa israelí propiedad de los Weimberg. Estos tres contratos forman parte de la demanda civil promovida por la UIF ante un tribunal de Florida, EE.UU., con la que el gobierno mexicano reclama una millonaria suma de la fortuna del expolicía que amasó —según la acusación— mediante el desvío de dinero que pertenece legítimamente a ciudadanos mexicanos. Esta demanda considera los pagos realizados al tejido empresarial entre 2009 y 2018 y contabiliza 30 contratos por 745 millones de dólares.

La información revelada este jueves por la UIF extiende el período de análisis a dos sexenios completos —el de Calderón, de 2006 a 2012, y el de Enrique Peña Nieto, de 2012 a 2018— y da cuenta de siete contratos desconocidos. previamente. Si a esta información —divulgada por EL PAÍS— se suman otros dos contratos otorgados por el PAN —el partido del expresidente Calderón— y la Fiscalía de la Ciudad de México en el mismo lapso de tiempo, la cantidad de recursos públicos supuestamente desviados a la red corrupta de García Luna en el mismo lapso asciende a 996 millones de dólares a través de 39 contratos.

El titular de la UIF dijo este jueves que se demandará a los exfuncionarios públicos involucrados en los desvíos, sin precisar a quién se refería en el momento. Gran parte de los pagos durante los dos sexenios provinieron del Ministerio del Interior cuando lo encabezaba Miguel Ángel Osorio Chong (2012-2018), actual líder de los senadores priistas y candidato presidencial. En cuanto a los traslados realizados por la Fiscalía de la Ciudad de México, estos ocurrieron cuando el jefe de gobierno capitalino era Miguel Ángel Mancera, quien hoy es coordinador de los senadores del PRD y también candidato presidencial. Estos dos partidos forman con el PAN la alianza electoral Va por México, que en 2024 desafiará a López Obrador y Morena por la Presidencia de la República.

Tras las revelaciones de la UIF, López Obrador ha afirmado en su conferencia que Calderón “no tiene autoridad moral” y lo ha implicado en las acusaciones contra García Luna en EE.UU. “Creo que hay elementos para sostener que prevaleció durante el gobierno de Calderón un narcoestado, porque fue un gobierno, de cabo a rabo, violatorio de la Constitución, un gobierno espurio”, dijo el mandatario. “Él Tiene instintos autoritarios y es un prototipo de la derecha y el conservadurismo en México. Es partidario del uso de la fuerza. Está convencido. Hasta el día en que fue juzgado García Luna, su última declaración sobre este tema decía: “Ordené el luchar contra los narcos y lo volvería a hacer, les declaré la guerra y lo volvería a hacer, “porque es una forma de pensar, de ser”. El expresidente Calderón no se ha pronunciado sobre las acusaciones vertidas este jueves, pero anteriormente ha sostenido que el juicio contra García Luna estaba siendo utilizado políticamente en su contra.

Suscríbete aquí hacia Boletin informativo de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país