junio 14, 2024

Las 596 mil millones de razones de Biden para llevar la producción de chips a América del Norte

Las 596 mil millones de razones de Biden para llevar la producción de chips a América del Norte

Un trabajador en una planta de fabricación de semiconductores propiedad del fabricante de chips holandés NXP Semiconductors que fabrica chips de telecomunicaciones 5G en Chandler, Arizona.CORTESÍA DE SEMICONDUCTORES NXP (Reuters)

Los teléfonos, las computadoras, las cámaras digitales, los televisores, las lavadoras, los refrigeradores y los microondas necesitan chips semiconductores para funcionar. Más allá de los dispositivos de uso diario, su alcance llega a los sectores militar, automotriz e industrial que cada día dependen más de esta tecnología. Por eso Estados Unidos quiere producir más chips en su propio territorio (o en territorios aliados). Es un asunto de “seguridad nacional”ha dicho la Casa Blanca, pero también es un negocio: los ingresos por ventas de chips semiconductores este año se estiman en 596.000 millones de dólares en todo el mundo, según la consultora Gratner.

Durante la visita de Joe Biden a México como parte de la Cumbre de Líderes de América del Norte esta semana, EE. UU. y México acordaron expandir la cadena de suministro de semiconductores para que México aporte algunos de los minerales clave que se pueden encontrar en el estado de Sonora y pueda proporcionar mano de obra. en algunos de los procesos. Esto podría traer grandes beneficios a México, pero el bajo nivel educativo del país limitará su potencial, dicen los expertos.

Hechos de silicio, una especie de arena refinada, los chips semiconductores tienen propiedades para conducir electricidad. “Son tan avanzados que pueden contener más de 100.000 millones de transistores en una sola pieza de silicio, tantos que a una persona le llevaría más de 1.000 años contar cada uno en voz alta”, describe la Asociación de la Industria de Semiconductores de Estados Unidos. estados (SIA) en su informe anual más reciente. Por eso se han vuelto omnipresentes.

Según los datos más recientes de SIA, esa industria generó ingresos de más de $45 mil millones a nivel mundial solo en noviembre del año pasado. Se espera que la industria tenga un valor de $ 1 billón para 2030, según la consultora McKinsey.

Empresas estadounidenses, alemanas, holandesas y chinas se encuentran entre los mayores productores de esta tecnología, pero gran parte de sus operaciones están en Taiwán y el gobierno de Joe Biden busca llevar estas operaciones a su país o, al menos, a países aliados. como México Durante los picos más intensos de la pandemia de covid-19, entre 2020 y 2021, las interrupciones en las cadenas de suministro globales provocaron una escasez de chips semiconductores. Esto retrasó la producción de millones de productos, generando, a su vez, inflación. La crisis fue el impulso que terminó por convencer a los legisladores estadounidenses de ambos partidos políticos de que es urgente invertir en la industria nacional. A finales del año pasado, el Gobierno aprobó la Ley de fichas y cienciacon lo cual se invertirán miles de millones de dólares en incentivos para la industria.

Gran parte de la producción actual está en China, explica James Lewis, experto del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), que ha trabajado en los Departamentos de Estado y Comercio. El país ha sido muy agresivo contra EE. UU. desde que Xi Jinping asumió el poder, explica Lewis, y no tener más control sobre la producción de chips pone a EE. UU. en una posición vulnerable.

“De repente nos encontramos en una competencia con una potencia hostil que es China”, dice por teléfono desde Washington. “Es esa competencia con China lo que está impulsando esto porque China juega con un conjunto diferente de reglas y EE. UU. ha decidido que necesita enfocarse en tecnologías emergentes, tecnologías centrales, como los semiconductores. Estos son los más importantes en este momento porque están en todas partes: en su automóvil o en su refrigerador, en su teléfono. Son la industria central de la economía digital global”.

Debido a los ambiciosos incentivos para la fabricación de chips que ofrecen los gobiernos extranjeros y la consolidación en curso de la industria, la participación de la capacidad de fabricación de semiconductores fabricados en EE. Así, la tecnología se ha convertido en el quinto producto de exportación más importante del país, después del petróleo refinado, las aeronaves, el crudo y el gas natural. La iniciativa de la Casa Blanca “no pone al país a la cabeza”, dice Lewis, “pero le permite ponerse al día”.

Parte del esfuerzo que está haciendo Biden consiste en colocar incentivos -como exenciones fiscales- a las empresas que invierten en producir chips en su país, pero otra parte es geopolítica. En octubre, Washington emitió una orden que prohibía a las empresas estadounidenses suministrar chips semiconductores y dispositivos de fabricación de chips a empresas chinas. También prohibió a los ciudadanos estadounidenses trabajar para empresas chinas de semiconductores.

“Hay demasiado riesgo político en China y parte tiene que ver con nosotros”, dice Lewis. “Solo la regulación tiene que ver con Xi Jinping, que a veces puede ser un autoritario impredecible, pero las empresas no son solo estadounidenses, también son europeas, japonesas. Las empresas están diciendo: ‘Ya tengo tres fábricas y voy a construir una cuarta. Tal vez debería construirlo en el sudeste asiático o en Israel. Tal vez debería construirlo en América Central o México.’ Lo que estás viendo es un alejamiento de China”, explica. Este distanciamiento con China se intensificó a partir del apoyo del país asiático a Rusia en su ofensiva contra Ucrania, agrega Lewis.

Sin embargo, el bajo nivel educativo de México en comparación con sus pares en Asia, por ejemplo, limitará su participación en la industria. Los chips semiconductores más sofisticados requieren una producción compleja, así como una gran inversión en investigación, explica Lewis. Este tipo de trabajos, que están mejor pagados, no los ofrece México, por lo que esta parte de la cadena de suministro seguramente irá a EE. UU. o Canadá. Costa Rica, por ejemplo, uno de los países con mejor nivel educativo de América Latina, cuenta con varias instalaciones de uno de los grandes productores de chips, Intel.

“La etapa de fabricación es muy sofisticada para los chips más avanzados, solo unos pocos países pueden hacer eso”, explica Lewis. “Pero hay muchas otras etapas, como prueba, empaque, diseño, que no requieren mucha mano de obra en términos de tecnología. Y esa es una de las cosas en las que países como México podrían tener ventaja”, pronostica el especialista.

Suscríbete aquí a Boletin informativo de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país

Suscríbete para seguir leyendo

Leer sin limites