junio 18, 2024

Mario Vargas Llosa: El caso de Perú |  Opinión

Mario Vargas Llosa: El caso de Perú | Opinión

Imitando a Alberto Fujimori, el presidente de la República del Perú, Pedro Castillo, quiso dar un golpe de Estado, pero olvidó informar a los militares, o al menos a los que realmente importan, que son los que saben de estas cosas. . Pese a ello, el presidente peruano salió en radio y televisión, anunció su “golpe de Estado”, destituyó a todos los parlamentarios, declaró que se “reorganizaría” el poder judicial y anunció que habría nuevas elecciones para reformar la Constitución y crear un nuevo Congreso Nacional. Dicho esto, como su famoso “golpe” no prosperó, le dijo a su escolta que lo llevara a la Embajada de México, donde su nuevo compinche, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, había dado órdenes de que lo colocaran. en el asilo para darle un destierro que prometía ser “dorado”. El cuerpo de protección que tiene un jefe de Estado, luego de recibir las órdenes del presidente, las incumplió y, en lugar de llevarlo al exilio, lo depositó en la Prefectura. De ahí pasó a la cárcel, donde está ahora. Ese penal, recordemos, es una unidad policial especialmente habilitada para el expresidente Fujimori, con quien Pedro Castillo seguramente tendrá mucho tiempo para conversar en el futuro.

Mientras tanto, la vicepresidenta, Dina Boluarte, elevada a la presidencia por los parlamentarios, anunció que se iniciaba un período de paz en la república. Sin saber que todos los grupos de izquierda y extrema izquierda, que tienen cierta capacidad de movilización en el sur del Perú, se habían tomado muy en serio la causa del expresidente, declarando que la “derecha” lo había secuestrado. Estos grupos procedieron de inmediato a cerrar carreteras, tomar aeropuertos, atacar a policías y asaltar oficinas del Poder Judicial y de la Fiscalía, y sembrar el caos en el pobre país. La situación se ha calmado por el momento, pero el famoso Congreso de la Lengua, que se reúne cada cuatro años y se iba a realizar en Arequipa, ya no se realizará: ahora se realizará en un lugar más tranquilo, Cádiz, que ha sido exigiendo este Congreso desde hace algún tiempo.

Este evento, que iba a traer a Arequipa a cerca de 300 investigadores de todo el mundo hispánico, ya los propios Reyes de España, ha sido suprimido, dejando un vacío que sin duda no volverá a llenarse, al menos en el futuro. previsible. Qué pena. Con el entusiasmo con el que todas las universidades arequipeñas esperaban este congreso, muchos profesores se preparaban para presentar ensayos y tesis sobre el “mestizaje”, tema que debía tratarse en dicho evento internacional.

¿Cuál es la situación actual en el Perú? El vicepresidente, reconocido como presidente por los parlamentarios una vez derrocado el presidente golpista de acuerdo con el procedimiento constitucional, ha prometido dimitir tras las primeras elecciones, que tendrán lugar dentro de un año y tres meses. Tras la efervescencia que sacudió al país, parece haberse calmado y la situación da la impresión de una calma tranquila, aunque podría transformarse bajo cualquier pretexto.

Quizás sea ridículo celebrar lo sucedido, ya que la imagen internacional del Perú se ha visto seriamente afectada en las últimas semanas. Todo esto era previsible ya que los peruanos, en un despiste, eligieron a un presidente como Pedro Castillo, quien claramente no tenía la formación básica para ejercer ese mando. Por eso hice un llamado a mis compatriotas a votar por Keiko Fujimori, quien parecía más preparada que el pobre cajamarquino que resultó electo, y quien ha sido declarado, según un consenso casi general, el peor presidente de la historia del Perú, ( incluidos, por supuesto, los golpistas). Hay puestos que no se le pueden encomendar a un maestro rural como él porque es a todas luces temerario. Este candidato era alguien de un partido marxista, que había estado cerca de un grupo de fachada de Sendero Luminoso, que desconocía las leyes y no tenía idea de los problemas básicos del país de donde han resultado los embrollos resultantes.

¿Hay alguna posibilidad de que la calma actual dure hasta las próximas elecciones? No es imposible, siempre que los grupos y grupúsculos de extrema izquierda se calmen, entierren a sus muertos con circunspección, y tengan como principal reivindicación la paz y la convivencia. Es mucho pedir, sin duda, en la convulsa América Latina de estos días. Algo similar debería exigirse a los mandatarios de México, Bolivia, Argentina y Colombia, que irresponsablemente han apoyado a Pedro Castillo y a la extrema izquierda peruana, en su delirante tesis del “secuestro” del expresidente, olvidando sin duda los problemas que tienen. en su propia tierra y que parecen bastante graves. Tanto es así que, comparados con los del Perú, estos últimos apenas parecen pecados veniales. Pero no se descarta que persista el presidente de México, sobre todo, que se ha llevado a la familia del expresidente peruano y le ha otorgado asilo, y que parece guardarle rencor sobre todo a los asuntos peruanos. Puede decirse de él que, como no está en condiciones de resolver los problemas mexicanos, insiste en resolver los asuntos peruanos. Pero no sabe cómo hacerlo, y con sus declaraciones absurdas sólo confunde cada vez más las cosas. Este, y los tres países que lo acompañan, harían bien en seguir el ejemplo del presidente chileno Gabriel Boric, quien, admirablemente, se ha abstenido de meterse en el avispero peruano, manteniendo una neutralidad que lo honra, así como el Perú mantuvo una respetuosa neutralidad cuando las manifestaciones y escándalos afectaron lo que parecía una fórmula exitosa para la sociedad chilena. Al menos en este caso, cada país baila con su propio pañuelo y resuelve los problemas como puede y debe.

Quizás valga la pena terminar con una breve reflexión sobre América Latina en general. Las cosas no marchan bien en los países que Cristóbal Colón puso en contacto con el resto del mundo. En lugar de optar por las fórmulas más sensatas —fomentar la inversión, enfrentar las grandes carencias nacionales a través de las relaciones con la comunidad internacional—, América Latina parece insistir en seguir el ejemplo de Cuba y Venezuela, países a los que, basta con enterarse de lo que está pasando. con sus poblaciones, y la deserción de sus habitantes para irse al exterior —a Estados Unidos por supuesto, o, en todo caso, a cualquiera de los países latinoamericanos—, en busca de trabajo y de un futuro que no signifique seguir siendo empobrecido y arruinado. , solo para darse cuenta de que ofrecen las peores perspectivas. Basta ya de imitar los malos ejemplos, que sólo conducen a agravar la situación de los pobres, sobre todo, pero también de aquellas clases medias que pareciera que queremos llevar a la ruina, hundiéndolas cada vez más en la miseria o el paro… Venezuela ha “expulsado” a seis millones de habitantes (un millón se ha ido a Perú), a juzgar por la forma en que los venezolanos pobres han invadido los países de América Latina, en busca de paz y trabajo. No es así como un país progresa y se eleva. Hoy cualquier país puede optar por el progreso y la modernidad. Pero, para ello, debe renunciar a políticas absurdas que ya han sido derrotadas por la historia del siglo XX. Mientras nos aferramos a un pasado anacrónico, podemos perder el tren. Y el resultado es un conjunto de países cada vez más pobres y atrasados, de los que los ciudadanos sólo quieren huir. ¿Es eso lo que queremos para América Latina?

Suscríbete para seguir leyendo

Leer sin limites