julio 14, 2024

Mauricio Cárdenas: “Si no se solucionan los problemas de la gente, América Latina volverá a ser paciente” |  Economía

Mauricio Cárdenas: “Si no se solucionan los problemas de la gente, América Latina volverá a ser paciente” | Economía

Mauricio Cárdenas en Casa América de Madrid en septiembre de 2019.
Mauricio Cárdenas en Casa América de Madrid en septiembre de 2019.imma flores

Desde su casa en Bogotá, Mauricio Cárdenas (Bogotá, 1962) responde al llamado de EL PAÍS para hablar sobre el momento de oportunidad y descontento que atraviesa América Latina. El economista e investigador del Centro de Política Energética Global de la Universidad de Columbia, en Nueva York, escribió una columna ampliamente compartida a principios de este año entre chats y grupos de quienes observan la economía política global. Su tesis es simple: América Latina tiene mucho que ofrecer al mundo en un momento de gran autonomía política. Las complicaciones comienzan con las presiones sobre la gobernabilidad.

Los discursos nacionalistas que prohíben la minería o la inversión privada en energía “le dan a los líderes una gobernabilidad de corto plazo pero no están resolviendo los problemas de la gente”, dice Cárdenas, quien fue ministro de Hacienda de Colombia de 2012 a 2018, junto a Juan Manuel Santos. Ofrecer ingresos, empleo y educación es más difícil, pero al final es la única estrategia a largo plazo.

Preguntar. Usted sostiene que América Latina está actualmente sola en un mundo distraído. ¿Significa esto que la región será irrelevante o que es una mejor opción para el capital extranjero que busca una relativa estabilidad?

Respuesta. El mundo está enfocado en otros problemas y no está mirando a América Latina, por lo que la región está, en cierto sentido, sola. Es más libre, tiene más autonomía que hace 30 o 40 años cuando teníamos problemas en Centroamérica. O más aún, cuando los problemas de Chile con Allende. Antes, un cambio de orientación política o de ideología generaba reacciones, especialmente desde Estados Unidos. El pensamiento era ‘esto no puede pasar, es nuestro patio, nuestro patio trasero’ y al final terminaron derribando gobiernos. Esto, afortunadamente, ya no sucede y América Latina está haciendo sus transiciones, sus cambios, mientras EE.UU. se preocupa por Rusia, por China. Ese es un primer punto. Un segundo punto responde a su pregunta: ¿es esto un reflejo de que América Latina es irrelevante? No, porque casualmente el mundo se ha movido en una dirección donde cada día necesita más de lo que América Latina puede ofrecer. Tiene biodiversidad, por lo que podría ofrecer la solución al cambio climático. Tiene los alimentos, tiene los minerales estratégicos que se requieren para migrar a energías limpias y salir de los combustibles fósiles. Tiene petróleo, que tiene un papel en la transición energética y del que Brasil y Guyana pueden beneficiarse particularmente. Son dos hechos, dos realidades. El mundo está preocupado por otras cosas, pero eso sucede justo en el momento en que América Latina es más relevante.

q Considerando el fuerte descontento social de los últimos años, ¿tienen los gobiernos margen de maniobra para atender las demandas económicas de sus ciudadanos y al mismo tiempo aprovechar este momento tan particular?

r Es un buen punto y me hace pensar que esto es más una tríada, que combina estas tres realidades, no dos: primero, lo que tiene para ofrecer es cada día más relevante; segundo, que sea cada día más autónomo; y tercero, que el margen de error de los gobiernos es cada día más limitado porque las sociedades están muy impacientes. Hacer las cosas mal puede ser muy costoso y los gobernantes tienen más presión, por lo que a veces terminan tomando malas decisiones. Los líderes latinoamericanos pueden tener más independencia de las potencias, pueden ser jugadores más relevantes en el mundo de hoy, pero sus poblaciones insatisfechas pueden no dejarlos hacer lo correcto porque ejercen una enorme presión. Los eligen con muchas expectativas y si no funciona, los derriban. El ejemplo de Perú es perfecto.

q ¿Cuáles son las mejores políticas públicas en estas condiciones?

r Esa tríada que estamos imaginando rasca el campo. Es una cancha donde tienes más autonomía y tienes recursos para aportar al mundo. Una población impaciente que quiere soluciones rápidas se ajusta a sus limitaciones. Un líder en América Latina se pregunta ¿cuál es el mejor juego posible? Yo diría que para aprovechar y capitalizar esta mayor relevancia de América Latina se necesita una visión de largo plazo. Estas no son cosas que van a suceder de la noche a la mañana. Tiene que proteger su biodiversidad. Tienes que convertirte en un gran productor de alimentos, eso requiere producir fertilizante. Al mismo tiempo, puede producir estos minerales necesarios para el mundo, como el litio. El líder tiene que manejar su país con una visión de largo plazo, pero tiene una expresión de corto plazo en la calle que tiene que atender. Los líderes latinoamericanos tienen que ser muy hábiles para resolver los problemas de la gente, hoy agravados por la pandemia, pero mantener esa visión de largo plazo. Lo que pasa es que muchas veces para solucionarlos, para atender presiones coyunturales, se agitan banderas que dan a la gente la sensación de que se avanza, como el nacionalismo energético, prohibir las industrias extractivas o bloquear la inversión. en sectores estratégicos, dejar de minar. Esto les da gobernabilidad en el corto plazo, pero no está resolviendo los problemas de la gente. Tampoco aumentará la relevancia de América Latina en el largo plazo. Gobernar efectivamente requiere resolver los problemas de la gente de manera más directa, no con discursos nacionalistas, ni con discursos antimercado o que la historia de nuestros países ha sido un fracaso. Hay que solucionar los problemas de la gente dándoles ingresos, dándoles empleo, dándoles educación, pero no lo están haciendo porque eso es difícil. De ser así, América Latina estaría perdiendo su oportunidad.

q Temo ver los resultados de las políticas actuales en apenas tres años, considerando la velocidad del mundo.

r Hoy, no estamos en el asiento del paciente. Es decir, no estamos en la crisis del peso mexicano de 1995, ni en la de Brasil de 1999. América Latina hoy puede ponerse en el lugar del que da las soluciones, del que ayuda, del que tiene las fórmulas. Pero, si no actuamos, en tres años podemos terminar nuevamente en el asiento del paciente.

q Ha llamado a la nueva ola de presidentes de izquierda en la región una “coalición de facto”. ¿Debemos esperar que se coordinen para una mayor integración económica?

r Sin duda, ahora podría haber más coordinación, porque hay un grupo que tiene más afinidades, que piensa igual. Si miras cómo interactúan entre ellos, por ejemplo, cuando se apoyan en las redes sociales, es evidente que esto no existía hasta hace poco tiempo. Hay una nueva ola de líderes que quieren trabajar más en equipo y que pueden generar una mayor capacidad para que la región se coordine y juegue un papel más relevante en el escenario internacional. Todo el mundo piensa que Lula puede ejercer ese liderazgo que se necesita, pero habrá que ver si la situación política de Brasil se lo permite, porque va a tener que gobernar un país muy complejo, mucho más difícil que el que tenía. para gobernar hace 20 años. Creo que al final los problemas internos de cada país los van a absorber y quizás les van a quitar las posibilidades de hacer esa dirección coordinada.

q Mi última pregunta es sobre China, ya que mientras enfrenta una guerra comercial con Estados Unidos, el país asiático ha ido ampliando sus operaciones comerciales en México y otros países latinoamericanos, para formar parte de la amigas A NOSOTROS. ¿Cuáles son las implicaciones?

r Este es un capítulo muy complejo y muy importante, porque América Latina va a ser un punto focal de las tensiones entre China y EE.UU. Hasta ahora, América Latina ha resuelto esa tensión con pragmatismo, ya que en ningún momento ha impedido la llegada de empresas chinas. Entonces América Latina está diciendo ‘mira, necesito desarrollar y darle la bienvenida al capital chino’. El margen de maniobra de América Latina es limitado porque el peso del comercio exterior es enorme. Y sí, EEUU tiene sus preocupaciones pero a la hora de la verdad no cuenta con mecanismos efectivos para reemplazar a China en América Latina. Estados Unidos es una economía de mercado, nadie puede obligar a las empresas a venir a América Latina. El Estado estadounidense no tiene un brazo financiero que le permita hacer lo que hacen los bancos chinos, por lo que está en desventaja en ese sentido.

Sigue toda la información de Economía y Negocio en Facebook y Gorjeoo en nuestro boletín semanal

Agenda de cinco días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECIBELO EN TU CORREO