junio 18, 2024

México bombardea las nubes para mitigar la sequía en el sistema Cutzamala

México bombardea las nubes para mitigar la sequía en el sistema Cutzamala

La sequía vuelve a acechar a México. La falta de agua afecta ya al 80% del país y más de la mitad del territorio nacional sufre algún tipo de sequía. Algo que no es exclusivo del país. El número y la duración de las sequías han aumentado un 29% en el mundo, según un informe especializado de la ONU. Ante tan sombrío panorama, las Secretarías de Agricultura y de la Defensa Nacional (Sedena) pusieron en marcha esta semana el programa de estimulación pluvial a lo largo de las represas del sistema Cutzamala que comprende Ciudad de México y los Estados de México y Michoacán.

La técnica, conocida como bombardeo de nubes o siembra de nubes, se ha utilizado en México durante décadas y utiliza productos químicos como el yoduro de plata para promover la lluvia. El Gobierno espera aumentar las precipitaciones esta temporada en un 25%, sin embargo, esta teoría sigue generando dudas entre algunos miembros de la comunidad científica por su eficacia y las consecuencias para la salud y el medio ambiente. “No hay evidencia de que las técnicas de siembra de nubes permitan aumentar la precipitación sobre áreas de importancia económica, ni hay certeza de efectos extrazonales. Finalmente, es importante mencionar que el uso potencial de estas tecnologías debe estar estrechamente ligado a la adecuada gestión de los recursos hídricos de tal forma que exista una adecuada relación costo/beneficio”, señalan desde el Instituto de Ciencias Atmosféricas en un lanzamiento

Trabajadores del Ministerio de Agricultura en el interior de la avioneta, con el instrumento utilizado para sembrar yoduro de plata.Juan Pablo Zamora Pérez (Cuarto oscuro)

Primero, la estimulación de las lluvias no es una fórmula mágica. Es necesario que haya nubes con agua muy fría para que se puedan promover estas tormentas. Si no hay nubes, no se puede estimular artificialmente la precipitación, lo que la hace inviable en cielos completamente despejados y en época seca. En segundo lugar, no existe una fórmula exacta para hacer que llueva. Cada caso varía en función de las condiciones atmosféricas existentes. Con más posibilidades de éxito si ocurre en época de lluvias, como ocurre en la Ciudad de México durante estos meses.

Desde 2020, el Gobierno de México implementó el programa de estimulación de lluvias en algunas de las zonas más golpeadas por la sequía y que dependen del agua para la agricultura y la ganadería: Sinaloa, Sonora, Chihuahua, Baja California, Coahuila, Durango, Zacatecas. Según las autoridades, este programa logró mitigar la sequía en un 98% en las zonas donde se bombardearon las nubes, “aumentaron los volúmenes de recolección en represas y se combatieron al menos 25 incendios forestales”, anunció la Secretaría de Agricultura. “La falta de un conocimiento completo de los procesos físicos de la atmósfera y de la formación de nubes y precipitaciones es una de las limitaciones para la verificación de los resultados obtenidos en todo tipo de proyectos de modificación artificial del tiempo”, añade el comunicado. de la UNAM.

El yoduro de plata se libera a la atmósfera desde aviones o drones. Esta molécula atrae las partículas de agua, las hace más grandes y provoca la precipitación. Pero el yoduro de plata también es tóxico, y la siembra de nubes a gran escala podría tener “riesgos ambientales que deben gestionarse mediante una planificación y un seguimiento cuidadosos”, señala la UNAM.

Personal de la Fuerza Aérea revisa el avión antes de su vuelo como parte del programa de "Estimulación pluvial para el Sistema Cutzamala".
Personal de la Fuerza Aérea revisa el avión antes de su vuelo como parte del programa “Estimulación Lluvia para el Sistema Cutzamala”.Juan Pablo Zamora Pérez (Cuarto oscuro)

El año pasado esta técnica ya se utilizó en Nuevo León para controlar incendios y durante severas sequías que dejaron sin agua a la población de Monterrey. La inversión costó 70 millones de dólares con los que se rociaron 300 litros de yoduro de plata en los ocho municipios más afectados. A través de la Comisión de Zonas Áridas (Conaza) en el caso de Cutzamala, la Sedena acordó impactar, gracias al uso de un avión King Air 350i de la Fuerza Aérea Mexicana, un área de casi 439 mil hectáreas para mejorar la captación de agua.

El bombardeo de nubes surgió en los Estados Unidos en la década de 1940 para combatir el granizo, y ahora más de 50 países tienen programas similares para hacer frente a la sequía. Entre ellos China, Argentina y Emiratos Árabes Unidos.

Suscríbete aquí hacia Boletin informativo de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país