junio 14, 2024

Poder y psicopatía (I) – El Sol de México

Poder y psicopatía (I) – El Sol de México

La historia de la humanidad nos ha demostrado que muchos de los grandes líderes han sido sujetos con trastorno de personalidad antisocial, algunos de ellos francamente psicópatas, lo que podría explicar de alguna manera los altos y dolorosos precios que han tenido que pagar sus respectivas sociedades. Veamos algunos casos emblemáticos de Dante.

I. El Führer

Era una máxima de su época: “Der Führer” siempre tiene razón, pero la realidad es que Adolf Hitler nunca dijo la verdad: el engaño y el chantaje, así como el uso extremo de la violencia eran su lema. La mayor prueba de ello fue que afirmó querer la paz y se limitó a hacer la guerra y sembrar la muerte, como lo demuestra la devastación moral y el exterminio genocida que llevó a cabo sobre la humanidad.

Pero lo más grave no es que existiera un Hitler como la encarnación humana más cruda del mal. Lo trágico es que fueron decenas de millones los que le creyeron, lo siguieron y terminaron divinizándolo. Y se podría decir, para justificar y exonerar a la sociedad de responsabilidad, que la ceguera social fue consecuencia del control mediático, la censura y la brutal propaganda de Hitler, pero no fue así. El Führer no era sólo un fenómeno social, ideológico y político: era sobre todo psicológico.

u0009¿Cómo clasificarlo entonces? Hitler era un psicópata, un megalómano, un narcisista, un charlatán que nunca dejaba de hablar y nunca llegaba a tiempo. Un individuo (no un hombre) que quería transformar a los seres humanos en “autómatas”. Un individuo sin luces académicas que odiaba todo lo intelectual y que exterminaba a todo aquel que se atrevía a oponerse a él. Un individuo al que se le negó estudiar pintura en la Academia y que una vez llegó al poder dictó qué tipo de arte debía prevalecer. Un individuo sin familia desde los 18 años, que no sabía formar pareja (era misógino) y que decía haber encontrado su “gran amor” entre el pueblo alemán -a pesar de ser austriaco-, de ahí el Estado y el pueblo. Prevalecía sobre todos los ciudadanos, ya que los ciudadanos existían para servir al Estado y no al revés. ¿Y realmente lo amabas? Lo dudo. Su mayor amor era él mismo y estaba por encima de cualquier persona, prueba de ello es que cuando decidió que había llegado el momento de morir, sabiendo que no habría retorno, quiso imponer la misma suerte a su pueblo. El pueblo no habría podido sobrevivirle y habría tenido que morir inmolado junto con él.

u0009Sí, era la encarnación de la deshumanización total, hasta el punto de que pidió a sus tropas que erradicaran cualquier sentimiento de compasión. Tenían que ser bárbaros, porque era un honor serlo. De ahí su eterna búsqueda de un pasado de violencia y poder, en la línea de los mitos alemanes exaltados por Richard Wagner. Una idea de la historia que intentó hacer suya para que sirviera de apoyo a la ideología nazi que pronto empezó a permear todos los ámbitos: escuelas, iglesias, cortes, arte, cultura, agricultura e industria, buscando adeptos especialmente en el sector juvenil, que podría haber formado a futuros soldados imbuidos de una gran carga político-ideológica al servicio no del Estado, sino de sí mismo: el Führer. De ahí su máxima: “quien gana la juventud, gana el futuro”.

u0009Sin embargo, ya en 1941, Eric Fromm en su obra “El miedo a la libertad” dirá: “Vivimos en una sociedad libre, pero es una libertad que da miedo. Y el miedo es un mal consejero.” ¿Fue por miedo que la sociedad creyó en Hitler? No podemos ignorar que no conoció ni la piedad ni la frustración, sino sólo la obstinación y el desprecio, era sádico y perverso, como demostró en Lidice, una de sus primeras masacres cerca de Praga, y como volvió a confirmar en 1943 cuando prendió fuego. hasta, perversa y atrozmente, el gueto de Varsovia, marcando sólo el comienzo del mayor y más doloroso genocidio multiétnico de la historia contemporánea y, tal vez de todos los tiempos, en el que el sufrimiento humano alcanzó el paroxismo, y del que sólo los que sobrevivieron Es que podemos verificar que no fue una ficción (como los negacionistas esquizoides quieren hacernos creer), sino la tragedia humana más atroz hasta ahora cometida por manos igualmente y espantosamente “humanas”.

u0009Ante esto, debemos volver a preguntarnos: y después de toda esta elevación, fanatismo, manipulación y devastación física y moral, ¿qué queda? Un Viejo Mundo devastado, pueblos desplazados, una humanidad desgarrada por heridas que serán difíciles de sanar, resultado de una mente impregnada de maldad que ha sabido rodearse de otros emuladores como Eichmann, Goebbels, Himmler, Hesse, Göring, etc., cuya “Autojustificación” Hanna Arendt bautizó con el concepto de “banalización del mal”.

¿Exonerarlos de esto o de ser psicópatas con nefastos almas cauterizadas? Nunca será suficiente leer, ver, presenciar y revivir estos acontecimientos en la historia reciente del poder. No podemos borrarlos, debemos revisarlos y concienciar permanentemente a las nuevas generaciones de su significado para que algo similar nunca vuelva a suceder en el futuro por el bien de nuestra humanidad. (Continúa)

bettyzanolli@gmail.com

X: @BettyZanolli

Youtube: bettyzanolli