junio 14, 2024

Sandra Lorenzano: “Nos hemos obligado a aprender a vivir sin utopías”

Sandra Lorenzano: “Nos hemos obligado a aprender a vivir sin utopías”

Poesía y prosa, violencia de género, migración y exilio, todo encaja en la vida cotidiana de Sandra Lorenzano, una mujer activa y activista que llegó a México a los 16 años con su familia desde Buenos Aires huyendo de la dictadura. de Videla y, como María Zambrano, convirtió el exilio en patria. La jacaranda que florece morada cada primavera frente a su ventana le indica dónde está su casa. A la edad de 63 años, el autor de Fuga en mi menor (Tusquets), el linaje del silencio (Seix Barral) o el dia que no fue (Alfaguara) sigue escribiendo, recibiendo premios, como el de poesía Clemencia Isaura 2023, y viendo desgarrado como las llamas del exilio devoran a familias enteras. Con esta mujer se puede hablar de lo divino y lo humano.

Preguntar. Primero lo divino. ¿Para qué sirve la poesía?

Respuesta. En lo personal, para reencontrarme, pero la poesía sirve para mucho más que eso, la palabra poética nos ayuda a pensar el mundo, a sentirlo, a percibir cosas que, de otro modo, con lo puramente racional e intelectual no percibiríamos, además , me interesa más lo que se piensa y se siente a través de la palabra poética que la racionalidad.

q La industria editorial no tiene mucho en cuenta los versos. ¿El mundo no es para la poesía?

r Es el mercado que no se da cuenta que el mundo es para la poesía. Cuando un poeta puede hacer llegar la palabra de él al pueblo, miren el que está armado, auditorios llenos. La poesía es como un secreto a voces, tan pronto como le das poesía a la gente, se dan cuenta. En realidad, de ahí venimos, del ritmo, de las palabras que no sabemos muy bien qué significan, to ro ro my girl to ro ro my sun. de canciones de cuna

q Parece que este género todavía está en los márgenes.

r La poesía nació como un discurso alternativo, no está mal que esté al margen, pero sí impide que llegue a más gente. Pero déjenla, cuando la institucionalizamos o hacemos poesía patriótica, eso ya no es poesía, ya no me interesa. La poesía sigue siendo resistencia, boca a boca, está hecha de complicidad y amor a las palabras.

q Acaba de entregar el premio Hiperión a un joven nicaragüense, William González, que explora otros contenidos, como el de la mujer migrante semiesclavizada en arduas tareas.

Sandra Lorenzano.Aggi Garduño

r Sí, hay una cierta vuelta a una poesía más narrativa, que tiene mucho que ver con temas contemporáneos. Pienso, por ejemplo, en Sara Uribe, con los desaparecidos en México y Balam Rodrigo, el hijo de migrantes que cruzaron Guatemala y se quedaron en Chiapas. Y muchos jóvenes hacen hip hop o escuchan canciones alternativas, no convencionales, donde hay un juego entre la poesía y la música que vale mucho la pena. Tiene un gran poder simbólico a lo largo de la historia. Ve a decirle a Homer que lo que estaba haciendo en las calles era menor.

q Para continuar en Nicaragua, país de poetas, y ahora de una gran emigración dolorosa. ¿O es el exilio?

r Doloroso, sí. Soy de una generación que antes de los 20 años iba a las escuelas a apoyar la revolución nicaragüense. Lo que está pasando, desde hace mucho tiempo, es la caída de todo un mundo, junto con lo que está pasando en Cuba y otros movimientos sociales que marcaron nuestras vidas. Durante mucho tiempo nos hemos obligado a aprender a vivir sin utopía.

q ¿Ves alguna diferencia entre el exilio y la migración? Parece que los países se comportan mejor con eso que llamamos exilio.

r Parece que el exilio tiene una causa política y la migración no, pero la pobreza y la violencia de la que huyen los migrantes también tiene una causa política. Y también parece que los exiliados se parecen más a las clases medias intelectuales de los países que los reciben, en cambio, los migrantes son pobres y no les gustan los pobres. Cada vez creo menos en esa dicotomía, y en cualquier binario. Trabajo de exilio y migraciones y hay un núcleo que es compartido y no tiene que ver con que unos se quieran ir y los otros se tengan que ir, porque ¿quién mide eso? Si no puedes alimentar a tus hijos, entonces tienes que irte igual que si el ejército de tu país te persigue. Exiliados y migrantes están unidos por un compromiso de futuro.

q Eras una niña de 16 años cuando llegaste a México. ¿Cómo se vive el exilio a esa edad?

r No quería dejar mi casa, mis amigos, mi escuela. Pero, por otro lado, cuando llegué a México quería ser como los demás, no ser el extranjero, el diferente, y me esforcé por no serlo, ahora veo que era una cuestión de supervivencia. Para mí el exilio es una ruptura del lenguaje, básicamente. Encontrar mi propia lengua sí es difícil y eso tiene que ver con el origen, las entrañas, finalmente escribo para que me duela menos esa ruptura en la lengua.

q Este año el cine puso una fecha en la vida de los argentinos y de medio mundo, 1985.

r Es una película importante, si la democracia es tan frágil, la memoria es un ejercicio fundamental para la supervivencia, y el hecho de que hayamos sido el único país de América Latina que juzgó a su liderazgo militar es algo que tenemos que sentir. orgulloso. Cuando empezó la película sabía que iba a llorar mucho y así no paré de llorar hasta el final. Nunca más. No pasarán, no pasará esta extrema derecha que está loca en medio mundo.

q Acabas de recibir el premio de poesía Clemencia Isaura 2023 por tu poemario Abismos, quise decir. ¿Qué más está haciendo?

r También estoy trabajando en un librito de ensayos literarios que surge de todo esto que me han pedido escribir sobre el exilio y la migración, entrelazados entre mi voz como exiliada y las voces de las mujeres migrantes, con las que me identifico. Y además, se me ocurrió, estudiando a María Zambrano y su exilio en México, que podíamos crear una cátedra de la filósofa malagueña. Le dije a Juan Duarte, el embajador de España en México, un gran tipo, para que se pudiera hacer entre México y España. Y luego sumamos. Daba clases en Morelia porque los exiliados, aunque no les gustaba, consideraban que era demasiado joven y además mujer para compartir espacios académicos con ellos, y no le permitían quedarse en la Casa de España, luego Colegio de México. . .

q Era machismo. También eres experta en la prevención de la violencia de género en la universidad. En México, las violaciones ocurren con frecuencia en los campus, y no solo en México.

r Cuando alguien dice que las nuevas generaciones son diferentes, les recuerdo que un porcentaje muy alto de las denuncias de violencia de género en las universidades provienen de sus compañeros. Confluye una cultura, la mexicana, muy machista, patriarcal, misógina y violenta, que enfrenta a las mujeres, especialmente a las más jóvenes, que vienen con un poder maravilloso y hambre de cambio. Y creo que nadie que tiene privilegios quiere renunciar a ellos, y muchos hombres de todas las edades consideran que el empoderamiento femenino les quita. La otra explicación es que el patriarcado no se va a caer en dos días, y estamos viviendo respuestas furiosas, como cuando vas a cazar un animal.

Suscríbete aquí hacia Boletin informativo de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país

Suscríbete para seguir leyendo

Leer sin limites