julio 17, 2024

Todd Robinson: “Estados Unidos y México tienen responsabilidades compartidas en la lucha contra el fentanilo”

Todd Robinson: “Estados Unidos y México tienen responsabilidades compartidas en la lucha contra el fentanilo”

Todd Robinson, subsecretario de la Oficina de Asuntos Internacionales de Narcóticos y Cumplimiento de la Ley, está convencido de que la creciente demanda de opioides sintéticos, como el fetanilo, debe abordarse a gran velocidad tanto en México como en Estados Unidos. Robinson asegura que su país está cambiando el enfoque con el que aborda el narcotráfico: de ser percibido como una guerra a convertirse en un asunto de salud pública. Cada año, más de 100,000 estadounidenses mueren por el uso de opioides. La demanda no deja de crecer, pero tampoco lo hace el tráfico desde la frontera entre México y Estados Unidos. “El fentanilo concentrado es mucho más peligroso que la cocaína o la heroína. Es más fácil de transportar en paquetes más pequeños, por lo que su paso por la frontera es mucho más sencillo”, advierte.

Antes de estar a cargo de la oficina de narcóticos en el Departamento de Estado, Robinson (Nueva Jersey, 60 años) tuvo una larga carrera diplomática con presencia en varios países latinoamericanos. Fue, durante tres años, embajador en Guatemala (2014-2017) y luego encargado de la oficina comercial de la embajada de EE.UU. en Caracas (Venezuela), hasta 2018, cuando Nicolás Maduro ordenó su expulsión. El diplomático también asistió la semana pasada a la Conferencia de Drogas Sintéticas realizada en la Ciudad de México. Allí habló con EL PAÍS sobre las perspectivas estadounidenses sobre el tráfico de fentanilo.

Preguntar: ¿Qué expectativas tiene Estados Unidos de México para trabajar en el narcotráfico, en particular el fentanilo?

Respuesta: Me gusta hablar de esto en términos de responsabilidades compartidas, porque hay aspectos de este problema en ambos lados de la frontera. Hablamos del aumento de muertes por sobredosis [con opioides sintéticos] en los Estados Unidos en los últimos dos años. Mientras que el problema en México es la violencia que rodea a las redes que se dedican al tráfico de estas drogas y el dinero al que tienen acceso para fortalecer sus redes. Por lo tanto, ambos países tienen obligaciones y responsabilidades con nuestros ciudadanos de hacer más para combatir el tráfico de opioides sintéticos.

q ¿Cómo lo harán?

r Queremos intercambiar más y mejor información. Queremos asegurarnos de saber, en el caso de los precursores de doble uso, quién en México y quién en los Estados Unidos está recibiendo estos químicos. Queremos asegurarnos de que los productos químicos, que en su mayoría provienen de China, tengan etiquetas precisas que reflejen lo que realmente son y a quién se dirigen, para que podamos tener una mejor idea de lo que es ilegal y lo que es ilegal. Necesitamos involucrar a la industria de la salud y asegurarnos de que estamos produciendo los antídotos necesarios para posibles sobredosis. Queremos asegurarnos de que nuestros socios encargados de hacer cumplir la ley tengan acceso a estos antídotos. Queremos asegurarnos de que nuestras dos comunidades tengan acceso al tratamiento.

Es muy importante mostrar cómo Estados Unidos ha cambiado su estrategia en este tema. El hecho de que tengamos un médico a cargo de la Oficina de Política Nacional de Control de Drogas es una clara señal de que estamos viendo esto desde una perspectiva diferente. El primer director de esta oficina fue un general militar. Así que hemos pasado de esta idea de que esto es una guerra a que es mucho más importante enfocarse en el sector de la salud pública.

q La DEA ha insistido recientemente en que necesita una mayor cooperación de México. ¿Qué puede hacer este país para romper las cadenas de suministro de drogas?

r Todos los países, incluido México, deben hacer un mejor trabajo para compartir información, asegurarse de que sepan a dónde van estos productos químicos y asegurarse de que durante la operación de tránsito, los productos químicos estén etiquetados correctamente. Necesitamos hacer un mejor trabajo al identificar dónde están los laboratorios tanto en los Estados Unidos como en otros países, incluido México. Necesitamos hacer más para asegurar nuestros puertos a lo largo de la cadena. Necesitamos hacer investigaciones financieras más complejas para que podamos centrarnos en el lado del dinero y asegurarnos de que estas redes criminales no tengan acceso al sistema bancario internacional. Algunos aspectos de la cadena de tráfico pueden enfocarse en México, pero en realidad es un problema global. El fentanilo realmente está afectando a Estados Unidos. Somos la señal de advertencia. Una vez que ese mercado esté saturado, estas redes buscarán tráfico en otra parte del mundo.

q Hay datos de la Comisión de Sentencias que indican que cerca del 80% de las personas sentenciadas por contrabando de fentanilo en la frontera son estadounidenses. ¿Quién trafica esta droga de México a Estados Unidos?

r No he visto esos números. Lo que sí sabemos es qué redes están moviendo fentanilo en particular. Sabemos que es el Cártel de Sinaloa y el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG). Ahora bien, ¿algunos de ellos podrían ser ciudadanos mexicoamericanos? Es posible. Sabemos que estas organizaciones tienen su sede aquí en México. Entonces, es realmente una responsabilidad compartida entre nuestros países enfocarnos en estas dos organizaciones en particular. Trabaje para que les resulte lo más difícil posible contrabandear drogas hacia el norte y armas y dinero hacia el sur. Y eso es lo que vamos a hacer.

q Sobre la financiación de estas organizaciones. ¿Cómo está utilizando las nuevas tecnologías, como las criptomonedas y el cadena de bloquesmover tu dinero?

r Algo que agrega complejidad a la situación es el hecho de que estas redes están utilizando monedas digitales para mover su dinero. También hay otras estrategias que están utilizando basadas en el comercio. Son redes financieras, radicadas en la República Popular China, que tienen vínculos muy fuertes en México y que están protegiendo a empresas chinas que se dedican al tráfico de precursores químicos. Estamos mejorando en el seguimiento de esas redes financieras. Pero no es sencillo.

q ¿Está México a la altura de detectar estos esquemas financieros?

r Absolutamente. México cuenta con expertos financieros que son capaces de realizar investigaciones complejas. ¿Hay más que podamos hacer? Sí. ¿Es necesaria una mayor cooperación entre nuestros países? Absolutamente. No tengo ninguna duda de que las agencias mexicanas pueden hacer este tipo de investigación.

q Han analizado la frontera para conocer cómo funciona el tráfico de fentanilo. ¿Cuáles son las conclusiones que más te han llamado la atención?

r Sabemos que las mismas rutas que se utilizan para el contrabando de armas, también se utilizan personas para el tráfico de drogas. También sabemos que las redes que están involucradas en el narcotráfico están utilizando formas innovadoras para llevar esas drogas a través de la frontera, por ejemplo, con vehículos aéreos no tripulados, es decir, drones. Esta droga se puede trasladar en paquetes más pequeños, lo que les facilita esconderla en vehículos particulares y camiones que van y vienen. Y aquí está el verdadero problema. El comercio lícito entre la responsabilidad es tan importante y tan grande. Lo que tenemos que hacer es encontrar la manera de despejar los caminos para el comercio legal, pero al mismo tiempo cerrar los caminos para el comercio ilícito. Eso es parte de lo que analizó este estudio para tratar de darnos algunas ideas sobre cómo hacer que eso suceda.

q ¿Estos grupos utilizan a los inmigrantes para contrabandear fentanilo a través de la frontera?

r Absolutamente. Tanto el cártel de Sinaloa como el CJNG están ampliando sus negocios ilícitos para incluir la trata de personas. Es probable que algunos de ellos se estén utilizando para mover estos medicamentos. Pero aquí hay que reconocer que no están usando un solo vehículo. Están utilizando todos los vehículos posibles para mover esta droga porque es muy rentable. Ahí está la responsabilidad de Estados Unidos de hacerlo menos rentable para ellos, enfocándose en el aspecto de salud pública.

q El presidente López Obrador ha sugerido en las últimas semanas prohibir el uso de fentanilo también en el sector médico. ¿Qué piensas de esto?

r No soy un experto médico, así que realmente no puedo hablar de eso. Estoy seguro de que hay una razón por la que la comunidad médica quiere seguir usando fentanilo. Pero diría que debido a la naturaleza del problema, la demanda en los Estados Unidos, es una discusión honesta que debe retomarse. Debido a que tantas personas han muerto y pueden morir en el futuro, no creo que se deba quitar ningún tema de la mesa.

q El presidente López Obrador también insiste en una narrativa en la que supuestamente México no produce drogas sintéticas…

r Con la información que tengo a mi disposición, tenemos una muy buena idea de quién está detrás de esta red, dónde están y, en gran medida, cómo funciona. La cooperación y colaboración que estamos recibiendo de nuestros pares mexicanos es fundamental para que cada vez sea más difícil que estas redes hagan lo que hacen y se aprovechen de las ganancias ilícitas que están obteniendo.

q ¿Se están enfocando principalmente en Sinaloa?

r Estamos enfocados en el Cártel de Sinaloa, pero también en el área de Ciudad Juárez. Eso no quiere decir que no esté sucediendo en otros lugares, pero esas son las redes que más nos preocupan en este momento.

Suscríbete aquí hacia Boletin informativo de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país